35.597 es la cifra de la vergüenza, cifra que se corresponde a las muertes de personas que han intentado llegar a Europa y que han sido contabilizadas desde el 1993 hasta mayo del 2018 por la agencia United for Intercultural Action. La mayoría de las muertes han sido en el Mediterráneo. Se calcula que solo una tercera parte de ellas están contabilizadas.

Ante este drama, deicídí mirar a los ojos a personas que han huído de la guerra en Siria, del terrorismo presente casi cada día en paises como Afganistan, Pakistán o Irak. Personas que han huído perseguidos por sus gobiernos de países como Irán o Turquía.  Seres humanos que huyeron del Congo por culpa de la guerra del Coltan. Adolescentes subsaharianos que caminaron durante años desde sus países de origen hasta llegar al nuestro, pasando por el infierno que viven en Marruecos, para poder hacer el último tramo en patera donde algunos de ellos vieron morir a familiares o amigos. Adolescentes que llegaron desde Senegal, Guinea Conakry, Mali, Nigería, Ghana o Costa de Marfil.

Decidí mirarles a los ojos y ponerles un rostro, para que dejen de ser solo una cifra.





 


 
                                                                                                                                                                                    
                                 
                                                                                                                 





                             


                                       
     
                    

                  


                                                                                                         

         
                                                                 
                                                        

                              
                                                                                             
                                                                                                 
                                             
           

                                           

                                                                             



                                             
                                                                   






         

                               

                                                                                                                                              



                                   

                                                             
      


                                                        

                                                                  
ZOOCOSIS

El antropocentrismo provoca que el ser humano se crea el Dios de la Naturaleza. Con ello siente que tiene el derecho de encerrar animales salvajes dentro de una especie de maqueta llamada Zoo.

Un mundo irreal que ha creado con la excusa de la conservación de algunas especies y la educación en el respeto hacia los animales. Pero es una educación erronea , ya que los niños y niñas lo único que aprenden es que el ser humano tiene derecho de privar a los animales de su libertad en su propio beneficio.

Esta falta de libertad provoca conductas esteriotipadas y repetitivas generadas por el estrés, la soledad y la apatía, dando lugar a un síndrome llamado Zoocosis.

Durante más de dos años hemos acudido a varios Zoos, principalmente el Zoo de Madrid y hemos podido descubrir en primera persona como la mayoría de los animales padecen este síndrome.

Proyecto colaborativo junto a Juan Cañamero


                                                     


                                          Video realizado por Juan Cañamero
FOTÓGRAFOS

Esperaré cualquier descuido para retratar parte de tu alma, la parte que tu quieras enseñarme, sin artificios, sin adornos, sin mentiras.
Invadiré tu espacio vital y personal durante un breve periodo de tiempo. 
Con tu permiso, entraré a navegar en tus ojos a través de mi mirada y se quedará registrado en el negativo, para siempre.
Te atraparé en el tiempo, te guardaré en mis recuerdos y aprenderé del espacio compartido.
Me enseñarás algo más de ti, algo más que tus imágenes, te agradeceré siempre la confianza depositada en mi para abrirme las puertas de tu casa y de tu vida.